28 agosto, 2014

Back knot.







· Vestido/Dress: Forever 21. | · Sandalias/Sandals: Zara (old).



Se va el verano. Y con él lo harán sus puestas de sol, los días largos, los bikinis secándose en el balcón, el aftersun, los conciertos de Andrés Suárez, las marcas del bañador, las sandalias, los mosquitos, el ir ligerito de ropa y los chiringuitos de playa y todas esas cosas que este año no he hecho. Así es la vida. Este ha sido mi primer verano de mamá y apenas me he puesto vestidos. Ni sandalias, a decir verdad. En fin, que mi armario me ha echado de menos estos últimos meses. Pero, no he dejado que pasaran en vano y he estado preparando mi armario para un verano prometedor el año que viene. He encontrado verdaderas gangas picando aquí y allá en diversas tiendas online y me he hecho con algunas prendas que, ahora sí, echaré de menos durante los meses de frío y lluvia.
Volverán las puestas de sol, los días largos, los bikinis secándose en el balcón, el aftersun, los conciertos de Andrés Suárez, las marcas del bañador, las sandalias, los mosquitos, el ir ligerito de ropa y los chiringuitos de playa y todas esas cosas que el año que viene haré. Y con todo esto, vendrán el cubo y la pala, el rastrillo y la piscina hinchable. El bañador talla 18 meses, la crema de protección total, la merienda en la playa y nuestros primeros baños en el mar y castillos de arena juntos. 
Disfrutaré del otoño y sufriré el invierno mientras tanto, para luego sentir como la primavera me pone la miel sobre los labios. Pero, verano 2015, llega pronto.

25 agosto, 2014

Tu mejor cara.

El embarazo es una experiencia que te cambia por dentro y por fuera. Esto último suscita en la mujer innumerables dudas y rompederos de cabeza. ¿Engordaré mucho? ¿Me saldrán estrías? ¿Cómo quedará mi cuerpo después de dar a luz? ¿Qué puedo hacer yo por minimizar los, por así llamarlos, daños?
Estas y otras muchas preguntas campaban a sus anchas por mi mente en los días inmediatamente posteriores a conocer que estaba embarazada. La imagen preocupa a las mujeres casi de un modo ancestral. Supongo que no podemos evitarlo. Y en este sentido, el embarazo asusta. Vislumbramos a punto de desencadenarse en nuestro cuerpo una transformación profunda que no podremos controlar. 
Recuerdo que leía uno de los libros pre-mamá que me habían regalado, cuando me di cuenta de que el embarazo puede llegar a afectar a casi cualquier parte de nuestro cuerpo de forma positiva o negativa en función de cada persona. La mayor parte de nosotras, por ejemplo, hemos disfrutado de un pelo precioso como nunca antes durante el embarazo. Sin embargo, algunas también me habéis contado que, por el contrario, se os había puesto mucho más graso o más seco o que se os caía más. Uno de los posibles efectos adversos del embarazo sobre los que había leído y que más me asustaba, eran los que podían producirse sobre la piel de la cara. En algunas mujeres, la piel pasa la mejor época de su vida durante el embarazo (ausencia de granos, luminosidad, cabello fuerte). En cambio, otras ven que su piel es uno de los órganos más afectados por los cambios de estos nueve meses.  Durante el transcurso de los mismos, conviene extremar la  limpieza utilizando productos suaves, evitando maquillajes pesados y, por supuesto, cuidando la alimentación. Bebed al menos 1 litro de agua al día y, si veis que vuestra cara se llena de granos, espinillas o se vuelve más grasienta, consultad con el médico la posibilidad de aplicar localmente algún tratado específico.
Con toda es información en mi poder, inicié la búsqueda de mi tratamiento de limpieza facial perfecto y fui a dar con el 3 Pasos de Clinique. 


1. Limpiar.
2. Exfoliar.
3. Hidratar.


Bueno, en realidad no es que haya ido a dar con él, sino que él dio conmigo. Lo he visto publicitado infinidad de veces prácticamente desde siempre. Visité la página web de Clinique (click para verla) directamente y empecé a leer sobre el archiconocido tratamiento. Me quedé fascinada. Sólo la web me inspiró una profesionalidad que me tranquilizó y logró convencerme. Hice el test de consulta de piel (click para hacerlo vosotras también) del que os hablo en el vídeo y descubrí la naturaleza mixta de la mía. Me resultó de gran ayuda a la hora de escoger el Paso 2, pues encontraréis cuatro variedades distintas de tónico según tengáis:

1. Piel seca o muy seca.
2. Piel mixta.
3. Piel grasa.
4. Piel muy grasa.

Los otros dos pasos son: Paso 1, jabón facial en líquido o en pastilla y Paso 3, Hidratante en loción o en gel Dramatically Different Moisturizing Lotion/GelEn la web encontraréis un apartado dedicado solamente al tratamiento 3 Pasos y podréis adquirirlo online, si lo preferís. Yo la utilicé para informarme, escoger e ir a tiro fijo a comprarlo a la tienda de cosmética. Soy horrible imaginando tamaños y cantidades, así que necesitaba ver en directo los tres tamaños disponibles para poder escoger. Esto fue hacia diciembre del año pasado, empecé a usarlo inmediatamente y desde entonces no he dejado de hacerlo. No estoy patrocinada por ninguna marca de absolutamente de nada, por lo que puedo prometer que no os estoy vendiendo ninguna moto. Cuando os recomiendo cualquier cosa, lo hago desde la sinceridad y bajo mi responsabilidad y propia experiencia. También os digo que en cuestión de pieles, es muy arriesgado dar un consejo generalizado. No creo que dicho consejo exista. Hay casi tantos tipos de piel como personas en el mundo, me atrevería a decir. Vais a encontrar defensores y detractores de prácticamente todo. Así que mi consejo es que lo probéis por vosotras mismas. Es la mejor y casi me atrevería a decir que la única forma de saber si algo funciona de verdad o no. Estoy segura de que a la mayor parte de vosotras no os va a decepcionar. 
Creo que mi miedo a los efectos secundarios del embarazo me ha llevado a conocer tres cosméticos que se quedarán en mi vida para siempre. A pesar de tener que ir añadiendo productos cosméticos con la edad, como bien pueden ser las cremas anti arrugas, un buen tratamiento de limpieza prepara la piel para recibir, absorber y asimilar mucho mejor cualquier tratamiento que estemos utilizando. Así que para mí, el 3 Pasos de Clinique se ha convertido en un must have imprescindible en lo que al cuidado facial se refiere.

Para más consejos y para conocer la forma de aplicación de cada paso, os dejo el link de mi nuevo vídeo de YouTube AQUÍ.



¡Buenas tardes y besos en la nariz a todo el mundo!

13 agosto, 2014

Ey there! I am using YouTube.


La belleza no es el maquillaje, ¡pero ayuda! Con 19 años me di cuenta de esto y las búsquedas de tutoriales de belleza en mi cuenta de YouTube se dispararon. En apenas dos tardes intensivas, aprendí mis primeras nociones de maquillaje. El de verdad, no aquella pretensión pueril que con 16 años te dejaba con tu cara bonita lo más semejante a una calabaza en Halloween (¡no exagero!).  O, al menos, así empecé yo. "Robando" al despiste y de vez en cuando una pequeña (¡mentira!) cantidad de base y polvos compactos a mi madre, que debe de tener unos 25.000 billones de tonos de piel más que yo. En fin. Hay que dejarnos. Tenemos que encontrarnos a nosotros mismos, dicen. Explorar, dicen. Pero, qué bochorno...
Lo años pasan y la mayoría de nosotras (no todas, por desgracia), encontramos que algo se ha perdido entre el tono anaranjado de la cara y el blanquecino del cuello. Ahí, amigas mías, está la clave. Lo que se pierde en la delgada línea que separa tan contrapuestos tonos es el asesoramiento. En tal búsqueda, como os cuento, a mí me han ayudado mucho algunas de las "youtubers" más prestigiosas de este país, como bien puede ser la archiconocida "isasaweis" (la adoro). Salvó mi "caracalabaza" de seguir aterrando cual "truco o trato" y me enseñó que hacer una buena sombra de ojos no es ni la milésima parte de difícil de lo que parece.
Lo que intento decir en realidad es que ya hace algún tiempo que algunas de vosotras me preguntáis por mi maquillaje. Parece que algo debo de estar haciendo bien, ¿no? Y esas preguntas han ido sembrando en mí una idea que ha florecido hoy. Pretendo cuidar esta iniciativa y dejar que crezca, pero la "pelea" con YouTube será ardua. Así que pido perdón por la calidad de los vídeos. Intento mejorar (siempre).


Para comenzar me he decantado por este maquillaje que he publicado hace poco en Instagram. No quiero extenderme demasiado, porque mucho me temo que ya lo he hecho en este vídeo de 19 minutazos y algo. Una locura, lo sé. Pero, me sentía con mucho que contar. Supongo que me he dejado llevar por la emoción. Pero, prometo que vale la pena verlo por su invitado sorpresa y que los próximos serán de una duración mucho más razonable.
No me ha gustado nada como queda la inserción del vídeo en el blog, así que os dejo el link directo a YouTube AQUÍ.




¡Buenas noches y besos en la nariz a todo el mundo!

07 agosto, 2014

Caída de cabello después del parto


Definitivamente, si quiero hacer algo más de mi vida, a parte de ser madre y esposa, voy a tener que volverme nocturna. Desde el comienzo de mi embarazo  y hasta ahora, tal vez me haya acomodado bastante en cuanto a lo que el descanso nocturno se refiere. Pero, la inquietud por hacer cosas distintas a las que hago durante el día va ganando terreno y el sacrificio ya no me parece tal. Así que probablemente adoptaré esta costumbre de robarme a mí misma dos horas de sueño cada noche para liberarme un poco.
Tengo demasiadas cosas en la cabeza. Sin embargo, lo que cada vez tengo menos es pelo. Irónico, ¿verdad? Si lo piensas, parece que cuantas más cosas tenemos “dentro de la cabeza”, menos pelo tenemos “fuera”. Y la relación de proporcionalidad entre el tamaño de la bola de preocupaciones que tenemos en la cabeza parece ser directa con el tamaño de la bola de pelo que dejamos en el desagüe de la ducha. Pero, si a todo esto, le sumamos un embarazo y aproximadamente unos 3 o 4 meses tras el parto, el desastre está servido. ¡Conozco personas que afirman haber perdido hasta los pelos de los brazos! De locos… Supongo que un exceso de optimismo y haber creído a Sara Carbonero afirmando en su blog que apenas se le había caído el pelo tras dar a luz al pequeño Martín, me hizo creer que a mí eso no me pasaría. Pero, sí, está pasando. 
Durante el embarazo, la mayor parte de nuestro cabello se mantiene en fase de crecimiento como consecuencia de la secreción de estrógenos.  En contraposición, el post parto supone para nuestra melena una situación de especial vulnerabilidad por el descenso de todas esas hormonas placentarias “extra” cuyos beneficios hemos estado disfrutando durante el embarazo. Que el pelo se caiga es normal. Perdemos alrededor de unos 100 cabellos diarios sin apenas darnos cuenta. Pero, en esta fase se cae mucho más.
Muchas de vosotras habréis oído hablar antes de esto y las que no lo hayáis hecho y lo estéis leyendo ahora por primera vez, probablemente estaréis entrando en pánico como lo hice yo. Pero, que  no cunda el pánico. Reconozco que estaba avisada. Antes de dar a luz ya había leído sobre la caída del pelo. Por simple prevención, hablé con la prima de mi pareja, que es peluquera y me recomendó un champú anti caída de peluquería: Salerm Biokera champú anti-caída.



Esto es como todo en la vida. No hay beneficio sin sacrificio. Cuando comienzas un tratamiento del tipo que sea (hidratante, restructurante, reparador, anticaída…), frotarte la cabeza dos veces a todo correr y aclararte enseguida, no es suficiente. Esta clase de productos precisa, como el apartado de normas de utilización de su propia etiqueta indica, unos minutos de acción después del segundo enjabonado. Al principio yo no lo hacía, porque me aburría muchísimo quedarme como un pasmarote esperando 5 minutos en la ducha. Pero, el aumento de mi número de pelos diarios perdidos hizo que me replantearse la ducha. ¿Solución? Aprovecho para lavarme los dientes en la ducha, depilarme o exfoliarme la piel con gel y guantes exfoliantes. Parece una buena forma de aprovechar el tiempo mientras el champú hace efecto, ¿no? La diferencia en el resultado es sustancial.

Últimamente me estado planteando la posibilidad de reforzar el champú con algunas pastillas de vitaminas o ampollas para el pelo. Pero, siempre le he tenido bastante miedo a la obtención de vitaminas de forma artificial. No me convence la idea de acostumbrar a nuestro cuerpo y a nosotros mismos a recibir lo que necesitamos de un modo tan "fácil". Es más complicado, pero a la larga más beneficioso, aprender a comer variado, saludable y bien. La dieta juega un papel importantísimo en la salud del pelo. Del pelo y de absolutamente todo. Es muy importante prestar especial atención a los alimentos ricos en vitamina B (avena, soja, levadura de cerveza, pollo, pescado, aguacates...), ácidos grasos Omega 3 presentes en los pescados azules, nueces y en algunos vegetales, así como en minerales como el calcio, hierro, yodo y zinc (carne, cordero, germen de trigo, calabaza, maní, ostras, garbanzos, espinacas... 

Algunas personas me han dicho que se me cae el pelo porque como poco, pero yo creo que la cuestión no es la cantidad, sino la calidad. Y puedo decir que como con regularidad la mayor parte de estos alimentos. Así pues, sin perder de vista una dieta y vida saludables, me he fijado en este tratamiento anti-caída en ampollas: Aminexil Force R de la gama Spécifique de Kérastase.
Acabo de comprarlo ahora mismo por internet y, supuestamente, me llega mañana. No quiero, como suele decirse, "escupir hacia arriba" elogiando un producto que aún no he probado. Así que vamos a darle el beneficio de la duda por el momento. Pero, pinta bastante bien. Me asaltan bastantes dudas, como si se me volverá a caer el pelo una vez haya interrumpido o terminado el tratamiento. Pero, bueno, teniendo en cuenta que mi caída es provocada por el post parto, no debería de haber ningún problema. Pretendo usarlo mientras los efectos del post parto sigan presentes. Alguna de vosotras me ha contado que tiene un bebé de 10 meses y sus problema capilares aún no han remitido. Y otras me habéis contado que vuestro pelo comenzó a caerse incluso estando embarazadas. ¡Madre mía! Lo que es el cuerpo. Lo que está claro es que cada uno es un mundo y responden de forma diferente. Probaré suerte con estas ampollas y ya os iré contando qué tal me va. Ojalá pueda traeros una solución efectiva a un problema que a las recientes "mamás" nos trae tan de cabeza (nunca mejor dicho).